Problemas y soluciones mediante la palabra

Uno de mis comunicólogos favoritos, Don Fabun en su libro “communications” me recordó hace poco que el ser humano es la única criatura de la tierra que se mete en problemas por medio de la palabra. El anota con ironía que, después de varios millones de años de práctica, somos especialistas en esta clase de resultados. Uno agregaría que también somos especialistas en dejar sin resolver los problemas en los que nos hemos meitido pero que, por encima de todo, somos especialista en usar la palabra para comprender a los demás  y resolver problemas.

¿cómo es que nos metemos en problemas nuevos ya además dejamos sin resolver muchos de los problemas en que ya estamos metidos?  Por que no entendemos lo que otros nos dicen, u otros no entienden lo que decimos, y decidimos equivocadamente. Tomemos el ejemplo de la agricultura en el Perú. Para empezar la comunicación agrícola es comunicación humana sobre temas agrícolas, entre personas que saben de agricultura. Pero la agricultura peruana es una actividad enormememente interferida por personas que no son agricultores, por personas que “hablan ” desde la oficina. Así lo que los productores agrícolas dicen, no es escuchado y menos entendido por los que no son productores agrícolas. De otro lado, los tratadistas urbanos de la agricultura dicen cosas que no son entendidas por los productores. Estamos, pues, en las raices del problema. en una especie de torre de Balbel, y como veremos también en las raices de la solución.
Si las palabras no logran el entendimiento entre los interlocutores surge la tensión, luego vienen más palabras, ansiedad y acontinuación frustración, todavia la palabra puede conducir a una transacsión equitativa. Cuando la frustración aumenta y colma, llega la violencia, si la violencia es entre personas o grupos o sociedades con diferentes trayectorias culturales, decir catástrofe es poco. Y en casos, lamentablemente repetitivos y frecuentes, después de la guerra, viene la palabra para sellar un armisticio.
En el fondo de todo, cada ser humano que habla un idioma se considera experto en comunicación humana.

Quizás cada persona que va al mercado se agrega además el atributo de ser experta en alimentos. Y si la mayoría de los alimentos son de origen agrícola, quien supone que sabe de los alimentos,  cree que puede hablar de agricultura y ejerce la comunicación sobre asuntos agrícolas.

Otro aspecto de la comunicación es que exige la participación de dos personas, por lo menos, para tener importancia social. El mensaje que usted expresa con su voz, o por escrito, debe llegar a otra persona, quien lo tomará como un nuevo hecho, percibirá el mensaje y narrará a su vez lo que ocurre dentro de si misma, usando sus propios símbolos.

Por ejemplo: la cosecha de maíz que se malogró en la selva son las mismas toneladas de maíz en el mismo depósito. Pero ha sido percibida de un modo por el importador de maíz. de otro modo por el funcionario del Banco Agrario, de otro por el funcionario de los depósitos, de otro modo por el agricultor afectado, en fin de algún modo por el Ministerio de Agricultura, de otro por los productores de alimentos concentrados para animales. Yo tiendo a percibirla como alimento lamentablemente no distribuido, producido por los agricultures en su trabajo de tales , con ayuda de la tecnología disponible en esta torre de Bael tampoco hubo entendimiento entre los perceptores. Mientras discrepaban y hablaban, la naturaleza cobró su cuenta.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *